La familia Trump no se ha escondido jamás para mostrar su desprecio por los que menos tienen y su avaricia desmedida. ¿Por qué lo iban a hacer ahora que papá Trump es el presidente de la nación más poderosa del mundo y tienen acceso a enormes e impensables privilegios?

Han usado la presidencia, y las relaciones que genera la presidencia para ganar más dinero y acumular más riqueza porque ya sabes que nunca es suficiente para ellos.

Pero, ¿qué van a hacer ahora “los pobrecitos” cuando ven con horror que se les está acabando el carnaval y que muy pronto, quizás, su padre no sólo sea destituido, sino que pueda ir derecho hacia la cárcel?

Si pensaste que se van a poner a llorar y que van a hacer algunas donaciones a causas caritativas con la esperanza de que la gente, a través de su hipócrita bondad, les perdone todo el daño que han hecho a este país, pues te equivocaste 100%.

Van a hacer lo único que saben hacer: tratar de GANAR MÁS DINERO. El primer ejemplo ya te lo dió Eric Trump, quien en el más aciago día de las audiencias, en el que el embajador Sondland, nombrado por su padre y un gran donante de Trump, testificó ante el Congreso la culpabilidad del Presidente, el Vice presidente, el Secretario de Estado y el Jefe de Gabinete, entre muchos otros.

Ni tonto ni perezoso, el “brillante” Eric vió en esto una oportunidad de vender más del horrendo vino familiar y publicó en Twitter una foto suya con una botella marca “Trump” (por supuesto), invitando a su consumo.

Entonces no está descabellado dejarnos llevar, por una vez, por las mieles de la especulación y pensar en algunas cosas a las que pueden sacarle platita. Por ejemplo:

* Quizás vendan los “boletos para el juicio de destitución“: primera fila – $25,000 dólares, gallinero – $10,000 dólares.

* También podrían vender “visitas guiadas a la celda de Donald con autógrafo garantizado” – $15,000 dólares.

* “Foto con Donald en el traje naranja de la prisión” – $12,500 sin nada y $17,600 si se le agrega el autógrafo.

* No dudes que promuevan “una cena con la desconsolada esposa” – normal $20,000, $22,500 si incluye velas… y lo que pase después de la cena, pues se firma en contrato aparte.

* Si logran ponerle Internet a Trump en la celda, ya están planeando vender “tweets personalizados” – normal (o sea, con faltas de ortografía y redacción) a $3,800. Si se utiliza un corrector de estilo o un editor especializado – $4,900.

* Indudablemente, reabrirán la Universidad Trump con cursos muy originales como “El nuevo cinematógrafo: 24 mentiras por segundo“; “Cómo agarrar a las mujeres por… “ya tú sabes” y que los republicanos no te condenen por vicioso“; “Cómo elegir a las mejores personas para tu equipo y que todos paren en la cárcel” y muchos otros, cuyo precio será módico, entre $2,500 y $3,000 dólares.

* Una vez despojado su padre de los privilegios presidenciales, podrían organizar una larga fila que se extendería por miles de millas, con personas que quisieran escupirle la cara (a $9.99 para que nadie se queje) o darle una buena mentada (a $14.99, pues las madres son sagradas…, hasta para los Trump).

Y podríamos seguir, pero preferimos pedirte que les dejes tus propias sugerencias en los comentarios a este artículo. Seguramente los ayudarás mucho.

Hasta el momento, la única que no aceptan es la de vender video clips de cuando los violadores de la cárcel se encarguen del asqueroso trasero de su padre… no porque les falte ganas de venderlos, sino porque para eso es lo único que jamás encontrarían comprador.

.

.
Si te gustó este artículo ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.