CUBA, CUBA, CUBA siempre en el centro de alguna controversia, o de algún huracán… a propósito del cual va este artículo. La semana pasada tuve el privilegio de disfrutar con mi familia de un crucero cuya primera parada fue mi querido Puerto Rico (donde aún ví muchas casas sin techos desde que les azotó María hace 2 años) y cuya última parada debió ser Nassau, Bahamas.

Eso nos tenía motivados a todos, pues si casi 4,000 personas desembarcaban y gastaban algunos dólares en la Isla suponíamos que podríamos ayudar en algo al devastado país, además de que varios viajeros ya nos habíamos puesto de acuerdo para visitar una Iglesia local y hacer unas donaciones.

Sin embargo, la tormenta Tropical Humberto nos impidió llegar a Bahamas y cuando preguntamos si nos compensarían con algún puerto alternativo se nos explicó que la única opción era La Habana, pero que dadas las últimas regulaciones de la actual “administración” eso no sería posible y tendríamos que regresar directo a Miami.

Entonces no pudimos evitar, una vez más, hacernos la ya gastada pregunta de siempre:

¿QUÉ han logrado Trump y los Trumpistas, Marco Rubio y Díaz Balart y todos los que han apoyado impedir la entrada de cruceros a Cuba y otras medidas del mismo corte?

¿O será que yo estoy tan desinformado que no me he enterado que Raúl Castro, Díaz-Canel y los generales de la vieja y la nueva guardia se llenaron de miedo y se fueron todos a vivir a Marte?

NO, no es así. Lo ÚNICO que han LOGRADO es que haya más apagones, más precarias condiciones en los hospitales, más problemas con el transporte y una mayor carencia de productos alimenticios. No han hecho moverse ni un milímetro al GOBIERNO, RÉGIMEN, DICTADURA, TIRANÍA o como quieran llamarle; pero sí han logrado hacerle la vida más difícil a esa ancianita de 86 años, a esa MADRE, MAMÁ, MAMI, VIEJUCA o como me dé la gana de llamarle.

Lo que los descerebrados promotores de más hambre, penurias y necesidades no pueden entender es que el hambre no es la que produce los cambios. La Unión Soviética se desintegró y Rusia abandonó el proyecto comunista cuando hubo un líder visionario (o varios) que ofrecieron a la gente una ALTERNATIVA. Cuando Polonia comenzó el éxodo hacia el capitalismo no fue por hambre, sino porque un verdadero líder, desde un sindicato obrero, les ofreció una ALTERNATIVA. Cuando los alemanes derribaron el muro de Berlín no tenían hambre, sino que perseguían un proyecto de vida similar al de sus hermanos occidentales.

¿Cuál es la alternativa de los cubanos? Sustituir el gobierno actual por Marquito, Díaz Balart o Saavedra el de la aplanadora? ¿Cuál es el proyecto a imitar, el de los puertorriqueños, que son parte de EEUU y aún después de 2 años de María siguen algunos sin techo? NO, el pueblo cubano no sólo carece de alimentos, medicinas o transporte. Carece de LÍDERES CREÍBLES y de ALTERNATIVAS VIABLES.

E igualmente tienen el extraordinario mérito de haber incrementado las penurias y sufrimientos diarios de esos que llamamos HIJOS, HERMANOS, SOBRINOS, AMIGOS, SOCIOS del barrio o como se nos ocurra llamarles.

Y por supuesto, han logrado multiplicar, incluso en aquellos que no quieren saber de COMUNISMO, SOCIALISMO, CASTRISMO, etc., el convencimiento de que incluso el día en que cambie el sistema cubano habrá que luchar con dientes y uñas para que no se re-instale en la nueva Cuba el desgobierno de los DESALMADOS, ANTI PATRIOTAS, ANTI CUBANOS, FRUSTADOS, APROCHECHADOS (o como nos dé la reverenda gana de llamarles) que apoyan y continúan promoviendo esas cobardes e inefectivas medidas contra NUESTRO PUEBLO… ese que también un día fue suyo y lo cambiaron por el resentimiento, el egoísmo y un par de croquetas con café cubano.

.

Si te gustó este artículo ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.