Acabo de leer un fenomenal artículo de ABC News y no puedo menos que compartir algunas reflexiones y la fuente original. Y volverán mis enemigos a atacarme (cosa que no me quita el sueño), y volverán algunos de mis amigos a molestarse (cosa que sí me preocupa, aunque no pueda hacer nada por remediarlo), pero esto hay que decirlo: porque es VERDAD y porque quizás así algunas personas DESPIERTEN de una vez. Entre los votantes demócratas BIDEN logra un apoyo del 51%, mientras que SANDERS va segundo con el 42%. O sea, le lleva un 9% (lo que claramente es una ventaja considerable, aunque destroza el argumento de que la “abrumadora” mayoría apoya al tío Joe), pero tenemos DOS PROBLEMAS:
 
UNO: aunque a inicios de la campaña todos los contendientes demócratas -en todas las encuestas serias,- prácticamente barrían con Trump, ahora este aparece casi empatado con Biden: 49%-47%.
 
DOS: mientras que entre los partidarios de Trump el ENTUSIASMO alcanza el 53%, entre los partidarios de Biden, ese parámetro sólo llega al 24%, lo que representa el record del ENTUSIASMO MÁS BAJO por parte de cualquier candidato demócrata en los últimos 20 años.
 
En el 2016 a estas alturas Hillary estaba en posición semejante a la de Biden con respecto a Trump, pero al menos contaba con un 32% de entusiasmo. Biden está 8 puntos por debajo y puede seguramente seguir bajando, después de su casi “desaparición” de los escenarios públicos luego del ultimo debate, de su negativa a volver a debatir con Sanders porque “supuestamente” hay que ocuparse del Coronavirus, y por la desafortunada (y difícil de probar) acusación de abuso sexual (otra más), a la que los medios liberales se han negado a dar cobertura, pero que ha llegado a todos por lo ampliamente que ha sido abordada por los medios más pequeños y los de la derecha.
 
Es sabido. Es percibido por todos el que Biden NO es un GRAN motivador, y si bien es verdad que lleva ventaja entre los votantes adultos (que van más a las urnas), también es verdad que no levanta pasión entre los jóvenes, que son el alma de las campañas políticas. El 80% de los que apoyamos a Sanders ha confirmado que votaremos por Biden (y quizás antes de Noviembre consigamos elevar un poco ese número, o sea, que no somos el problema), pero lo haremos sin el menor de los entusiasmos, haciendo saber que estamos en su contra y que si marcamos su nombre en la boleta es solo por sacar a Trump.
 
Pero la situación de Biden es peor aún cuando vemos que entre sus propios simpatizantes, sólo el 39% puede considerarse como “muy entusiasmados” y el 50% como “algo entusiasmados“. A esto se suma que el 57% de los estadounidenses en estos momentos aprueban el manejo de la economía por Trump, quien aventaja a Biden 50%-42% en “confianza para manejar la economía“, mientras están empatados en cuanto a “manejo de la crisis del coronavirus“, aunque Biden sigue liderando 52%-39% en torno al cuidado de salud.
 
La encuesta del artículo no es más que eso, una encuesta. Pero una muy seria, llevada a cabo por ABC News y el Washington Post en asociación con Langer Research Associates de New York y Abt Associates de Rockville. Mi primera carrera fue sociología y revisé en detalle los datos de la muestra y la metodología, los que no me dejaron ni una pizca de duda en cuanto a su seriedad y valía. Es sólo una encuesta, pero queda claro que estamos ante un GRAN PROBLEMA: en Noviembre TRUMP PUEDE GANAR. Puede ganar si no cambiamos nuestra estrategia y nuestra capacidad de actuación. Voy a guardar este artículo y lo sacaré el 4 de Noviembre si necesito recordarle a alguien estas palabras.
 
La única forma de ganarle a Trump es llenando de pasión y entusiasmo las calles y plazas de nuestro país, una vez la pandemia lo permita; inyectando pasión al movimiento Anti-Trump y energía positiva a toda la campaña demócrata. Y eso, señoras y señores, lo puede lograr solo un candidato, uno que puede no a todos guste, pero va a luchar por todos con honestidad y justicia, como ha hecho durante toda su vida.
Uno que puede levantar a millones de jóvenes y llenar de esperanza a los que peinamos canas. Su nombre es: BERNIE SANDERS.
es_ES
en_US es_ES