Ya sabes que Donald Trump y muchos Congresistas Republicanos y también Demócratas están abogando por la reapertura de la economía. Al momento de escribirse estás líneas tenemos 811,000 contagiados en los EEUU y estamos a sólo un paso de llegar a las 45,000 muertes. De anteayer para ayer crecimos en 28,000 casos y 1,939 muertes. De ayer para hoy incrementamos 18,719 casos y 2,238 muertes, así que nadie puede decir que haya comenzado la fase de declive.

¿Es necesario reabrir la economía? Pues claro que sí. Un país, por rico que sea, no puede sobrevivir meses sin producir. Entonces el problema no es que insistan tanto en la reapertura, sino que están anteponiendo los intereses financieros del 1% por encima de la salud y la vida de los segmentos poblacionales más vulnerables. Nada nuevo, por cierto. Si en vez de hablar de reabrir y “reabrir ya” nos concentráramos en “cuándo” y “cómo” llevar a cabo la reapertura, veríamos más claro las necesidades, las posibilidades, las etapas y los diferentes pasos que hay que dar para llegar a ese objetivo.

Según algunos expertos, las TRES VARIABLES principales a considerar son: las condiciones para la reapertura; la forma que adquirirá la inevitable apertura, y la identificación de los sectores que regresarán a la normalidad más rápido que otros.

.

Condiciones Para la Reapertura

Las tres condiciones básicas en que nuestro Presidente y nuestros políticos tan apresurados por complacer a sus ricos donantes deberían estar concentrados son:

  1. Que el Sistema de Salud a lo largo y ancho de todo el país tenga la capacidad de enfrentar cualquier crecimiento en los contagios por coronavirus, incluyendo la posibilidad de una “segunda ola” de la pandemia. (Hemos mejorado en algunas cosas, pero aún no estamos ahí. No por gusto médicos y enfermeras se siguen quejando de la falta de materiales esenciales para su protección y la de sus pacientes).
  2. Que la tasa de contagios, hospitalizaciones y muertes comience a declinar (tampoco hemos llegado a ese momento, en el cual estaremos quizás a inicios de Mayo).
  3. Que la capacidad de realizar los tests sea tan grande como para permitirnos aislar a los portadores potenciales. (Mientras en Alemania han realizado 20,600 tests por millón de habitantes, en Italia 24,000 y en España 20,000, nosotros sólo hemos hecho la prueba a 12,486 personas por cada millón de habitantes).

Forma de la Apertura

Es muy difícil hacer predicciones generales, pero algo tenemos claro: la reapertura será gradual y no en todos los estados con la misma intensidad. Indudablemente, la conexión en cadena de la economía provocará que ciertos sectores y estados, una vez arranquen con fuerza, arrastren al resto de la economía acercándolos a su ritmo.

Y lo que no tenemos claro es, si los que deben tomar las decisiones principales tengan la suficiente responsabilidad social para poner las vidas de los trabajadores por encima de la generación de ganancias y la recuperación de las pérdidas que el cierre ha ocasionado. Con cualquier otro Gobierno, podríamos confiar un poco más en la acción reguladora del estado, pero todos sabemos que la Administración Trump, además de ineficiente puede ser muchas, muchas cosas, menos RESPONSABLE.

Cuáles Sectores Abrirán Primero

Todo parece indicar que los sectores relacionados con la producción de bienes serán los primeros en reincorporarse, obligando a industrias como el transporte y la comunicación a seguirles en su ritmo. En lo que revive la cadena de suministros, la construcción aún quedará un poco rezagada, casi a la par del sector de los servicios no esenciales.

Las aerolíneas, restaurantes, conciertos y otros por el estilo que reclaman la concentración de personas en relativamente reducidos espacios tendrán que comenzar a operar aún tomando muchas medidas de protección y distanciamiento social, que son más difícil de tomar aquí que en las industrias que no requieren de una alta concentración de contactos físicos.

¿Por Qué Debemos Luchar?

Oponerse a la reapertura económica hasta que se acabe la pandemia o contemos con una vacuna segura, parece ser una meta nada racional e imposible de lograr. Entonces, nuestra lucha debe enfocarse en DOS COSAS:

PRIMERO: Exigir que la gradualidad de la reapertura esté condicionada por la creación de condiciones básicas similares a las abordadas más arriba. No se trata de reabrir allí donde GRITEN más y más alto los dueños o algunos pobres descerebrados (como los que hemos visto protestando en estos días en Michigan, Virginia y otros lugares), sino allí donde se vayan creando esas condiciones mínimas necesarias.

SEGUNDO: Demandar un alto nivel de responsabilidad a todos los niveles: el Gobierno, los propietarios, los ejecutivos, los empleados y todos nosotros. El virus no es un “engaño chino” como desgraciadamente muestran las cifras de contagios y muertes. En lo que hagamos en las próximas semanas y de la forma más o menos responsable que lo hagamos, nos va la vida, la nuestra y la de muchos familiares, colegas y amigos.

.
Si te gustó este artículo ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.

es_ES
en_US es_ES