FONCUBA: Fondo Permanente de Ayuda a Cuba es una idea que han venido enunciando diferentes miembros del Grupo de Facebook “No Más Otaola“, y que recientemente abordó de manera concreta #SinPelosEnLaLengua. Para que ese fondo llegue a ser una realidad debe cumplir con las siguientes premisas:

LEGALIDAD: Dado que se origina en los EEUU no puede violar las actuales leyes y disposiciones estadounidenses, ni la vigente ley Helms-Burton, por lo cual hay que ser extremadamente rigurosos en que el destino final de los fondos llegue siempre a entidades privadas, no gubernamentales y/o a personas que califican en el lenguaje cotidiano como “cubano de a pie”. De lo contrario los fondos pueden ser bloqueados por la actual administración.

APOLÍTICO: Las personas que aportaremos al fondo tenemos y defendemos las más variadas ideologías y plataformas políticas, pero la ayuda no puede tener condicionamientos políticos de ningún tipo, pues no cumpliría el objetivo de estrechar los lazos “de cubano a cubano” y podría ser bloqueada por las autoridades de la Isla.

UNIVERSALIDAD: Es algo que debe convocar la participación de los cubanos que se encuentran en cualquier lugar, no sólo en EEUU o los principales centros de concentración de cubanos por el mundo.

LARGO ALCANCE: No se trata de aportes esporádicos o motivados por la campaña de turno, sino de personas que se comprometen a aportar una cantidad fija mensual que permita presupuestar la ayuda y lograr un mayor impacto real: $1, $3, $5 o $XX mensuales.

TRANSPARENCIA: Cada participante en el Proyecto puede acceder a un sitio web donde podrá saber mes a mes cuánto se ha recaudado (mensual y hasta la fecha), cuánto se ha gastado y en qué, y hasta donde sea posible, pues incluso el impacto que esas ayudas están teniendo en la transformación de la vida de nuestros hermanos y hermanas en Cuba. Un Comité compuesto por 5 prestigiosos Miembros de nuestra Comunidad supervisará tanto el uso de los fondos como la claridad y confiabilidad de la información que se brinde. La supervivencia del proyecto en el tiempo depende de DOS COSAS: que las personas confíen en el buen manejo de los fondos y que vean que realmente está siendo de utilidad.

DIRECCIONALIDAD y PRACTICISMO: El Fondo no puede dedicarse a resolver problemas individuales de personas que conozcamos (si a Fefita desafortunadamente se le quemó la casa o a Juanita desgraciadamente se le enfermó el hijo), no porque no sean causas justas y necesitadas de ayuda, sino porque eso no hay quien lo controle ni hay una manera “aceptada por todos” de seleccionar a quien sí y a quién no, o a quién primero y a quien después. Debemos de inicio escoger un sector, que cumpla con los dos primeros criterios arriba enunciados hacia el cual se puedan dirigir los fondos (los Círculos Infantiles y Hospitales que se habían mencionado por algunos miembros del grupo, podrían ser, pero habría que ver de qué manera se hace para que cumpla con esos criterios, pues tanto unos como los otros son propiedad y están gestionados por el estado cubano). Queremos incorporar a este debate a abogados cubanos, como Guennady Rodriguez, y otros, que nos pueden ayudar a clarificar el tema. E igualmente a personas con conocimientos al respecto, radicados fuera o en la Isla.

Donde más necesitamos ideas es precisamente en A QUIÉN dirigir la ayuda y usando QUÉ mecanismos. Esto que parece sencillo cuando llevas de manera personal un maletín con medicinas y lo entregas en el hospital o policlínico de tu localidad; o cuando llevas libretas y lápices y las donas en la escuela de tu barrio, puede requerir de una extraordinaria LOGÍSTICA (con gastos adicionales de tiempo y dinero) cuando se trata de una operación a nivel de todo el país y se puede caer en el riesgo de no ser efectivo o no ser justo.

Por eso, entre las ideas que se han estado debatiendo entre algunos, una de las que más partidarios tiene es no pensar que desde la distancia y con los años que muchos llevamos fuera, podemos identificar mejor que otros las necesidades que ayudaríamos a resolver allá. Quizás lo más oportuno sería identificar en Cuba y dar los fondos a organizaciones como Caritas, la Cruz Roja Internacional o entidades religiosas que durante ya muchas décadas vienen realizando esa labor en el país, con mucha experiencia y toda una logística creada, pero poniendo como condición que se nos informe con total claridad y responsabilidad contable el destino y efecto de los fondos. Al seleccionar varias, podemos medir las que mejor se correspondan con esos criterios y excluir las demás.

También algunos están proponiendo dividir lo que se recaude en DOS PARTES: 70% para la ayuda periódica que se hará llegar (bimensual o trimestralmente) y 30% para un fondo de contingencia en caso de desastres naturales, que nos permita dar una respuesta rápida.

Mientras otros proponen que se divida en TRES PARTES: 50% para la ayuda periódica, 25% para el fondo de contingencia y 25% para ayudar a financiar el crecimiento de negocios privados cubanos que puedan demostrar viabilidad y de ser posible, repercusión social, los que tendrían que devolver el dinero en ciertos plazos y con un muy pequeño interés, y permitiría tanto un flujo recurrente de fondos, como una re-inversión permanente en el necesario auge de ese sector en la Isla. Sobre esto también necesitamos opiniones autorizadas de personas conocedoras del asunto.

Y por último, todo este esfuerzo, que incluye hacer la cuenta en GoFundMe o habilitar una plataforma propia que permita cierto ahorro en comisiones y más transparencia, así como nombrar el Comité de Supervisión y muchas otras cosas, no se emprendería si al menos no contamos con 1,000 personas que se comprometan personalmente (escribiendo aquí YO LE ENTRO o CUENTEN CONMIGO) a donar mensualmente una pequeña cantidad, como se enuncia arriba (no es necesario decir la cantidad aquí). Por favor, opinen e inviten a sus amigos a opinar. Echar a andar y perfeccionar con el tiempo algo de esta magnitud puede hacer la diferencia y ayudar mucho a nuestra gente linda de Cuba.

.

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE

Varios días después de publicado lo anterior, estamos haciendo la siguiente actualización del tema en el arriba mencionado Grupo de Facebook:

Hola Grupo, aquí les va una actualización sobre FONCUBA, el Fondo Permanente de Ayuda a Cuba que algunos mIembros habían propuesto y que nosotros comenzamos a intentar coordinar (para los que no saben de qué hablamos, abajo pongo el enlace donde pueden informarse). Pues bien, como era de esperar, si lo hacemos como un “Fondo” con el objetivo de ayudar a la familia cubana nos pueden bloquear, o hacernos la vida muy difícil, de muchas maneras y desde muchos lados diferentes.
 
Sin embargo, si lo hacemos como una ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE CUBANOS EN EL EXTRANJERO (luego se le buscará el nombre adecuado), con sede en USA y representación en todos los países donde haya cubanos, y entre cuyos objetivos se encuentre la ayuda a la familia cubana y a los pequeños empresarios privados cubanos, pues sí se puede.
 
No es fácil, el proceso es engorroso y costoso de inicio (por la parte legal y fiscal), pero si todos los cubanos progresistas, los que piensan de una forma u otra, pero no olvidan a su familia ni la tierra que los vió nacer, nos unimos, pues es un proyecto POSIBLE, sobre todo si usamos la tecnología y las modernas herramientas digitales a nuestra disposición y si comenzamos en pequeño y vemos el crecimiento como un proceso natural que no se detiene ni por lo ambicioso de los resultados a largo plazo, ni por los diversos obstáculos de la arrancada.
 
Lo importante es mantener los mismos principios que establecimos para el Fondo (ver enlace abajo) y sobre todo mantener tres cosas: una total transparencia respecto al dinero, un apego total a los principios constitutivos, y una independencia absoluta de intereses ideológicos, políticos o de otro tipo, que emanen de cualquiera de los extremos encontrados o de cualquier entidad ya comprometida con gobiernos o plataformas políticas establecidas.
 
Contar con una Asociación de ese tipo, hacerla crecer, fortalecerla y dotarla de una VOZ que se pronuncie y se haga escuchar a nombre de los cubanos que, dispersos por el mundo, apoyamos el vínculo con la familia cubana y el acercamiento entre cubanos de las mil orillas como la vía para lograr una Cuba Mejor para todos y no para unos cuantos, pues puede ser algo muy provechoso y útil para todos: los de “adentro” y los de “afuera“.
 
Y cuando decimos VOZ no nos referimos a las de un líder carismático y buen orador, sino a la inteligencia colectiva que en forma de un CONSEJO o JUNTA puede llevar a cabo este empeño, que para triunfar debe estar desprovisto de ambiciones personales y protagonismos caribeños. En nuestro caso personal, nos limitaríamos a actuar como Coordinador inicial, hasta que la Membresía ya esté organizada y en condiciones de votar por quienes han de interpretar y ejecutar la voluntad de la mayoría.
 
A través de este Grupo –que es y seguirá siendo el eje promotor de la idea– les mantendremos al tanto de los avances y pronto habilitaremos una página web específicamente enfocada en este proyecto, de manera que no se pierda la información en este turbulento bregar de Facebook. Gracias por el apoyo que la idea ha recibido y seguimos aceptando OPINIONES que ayuden a consolidar acciones y vencer obstáculos.
es_ES
en_US es_ES