Una vez liberada la transcripción de UNA de las conversaciones telefónicas de Trump, enseguida han surgido voces que intentan justificar al Presidente, diciendo que “claramente no hubo” ninguna exigencia directa por parte de Trump hacia el presidente de Ucrania. Para determinar si tienen o no razón, comencemos por tratar de ponernos de acuerdo en TRES cosas:

PRIMERO: el informante que denunció las irregularidades es un miembro de la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos. Para llegar a esa posición, de escuchar las conversaciones del Presidente, debemos asumir que se trata de alguien experimentado, entrenado, capaz y muy inteligente. ¿Estamos de acuerdo con eso? Si es así, entonces podemos asumir que debemos interpretar la transcripción de una manera inteligente, como se supone que lo harían personas inteligentes y entrenadas para detectar las connotaciones y los posibles resultados de todo lo que en esas conversaciones se habla.

SEGUNDO: el informante no presentó su queja al Inspector General por esa SOLA conversación de la cual ahora conocemos las transcripciones, sino por múltiples eventos los cuales desconocemos y que marcaban un patrón de comportamiento de Trump durante sus conversaciones. ¿Estamos de acuerdo con que este es otro factor de gran peso? Si es así, podremos entender por qué Trump liberó la transcripción de ESTA conversación, pero no la transcripción de LA QUEJA DEL INFORMANTE, que es la realmente importante en este caso.

TERCERO: Trump es un típico matón de barrio bajo entrenado en una de las mafias más avezadas del mundo en el típico “modus operandi” siciliano: la del sector de la construcción y los bienes raíces. Por estúpido que a veces nos parezca, él es menos tonto de lo que imaginas, sabe muy bien que la ambiguedad hace que sea muy difícil probar el intento y jamás se le ocurriría decir de manera literal: “Si tú no me das A, entonces yo no te doy B“, mucho menos sabiendo que lo están grabando y que hay decenas de personas escuchando a ambos lados de la llamada. Eso nos hace recordar cuando su abogado y facilitador de tantos años, Michael Cohen, explicó en su testimonio al Congreso que cuando quiere lograr cosas “desgradables“, Trump “no da órdenes, sino que habla en código. Y yo entiendo ese código“. Si sigues leyendo más abajo, y considerando que eres una persona inteligente, tú también entenderás el código.

Una vez establecido lo anterior, veamos entonces la dichosa transcripción, en la que según los trumpistas no hay un explícito “quid pro quo” o sea, “una cosa por otra“, como es cierto que no lo hay. Y como es cierto también que Trump no mencionó que le estaba reteniendo cientos de millones de ayuda a Ucrania. Lo que sí mencionó Trump poco después de comenzar la conversación y está asi trasncrito es:

“Yo diría que hemos hecho mucho por Ucrania. Hemos invertido una gran cantidad de esfuerzo y de tiempo”, para luego enfatizar, dos veces, que hemos sido muy buenos con Ucrania. “Los Estados Unidos han sido muy, muy buenos con Ucrania. Yo no diría que eso es necesariamente recíproco porque las cosas que están pasando no son buenas, pero los Estados Unidos han sido muy, muy buenos con Ucrania”.

O sea, el cuasi siciliano neoyorquino estableció desde el inicio la “ausencia de reciprocidad“, algo que es muy común en el arte de la negociación cuando quieres que la otra parte haga alguna concesión, luego de que tú ya has hecho una o estás a punto de hacerla. E inmediatamente luego de que el presidente ucraniano le responde, Trump trae a colación el tema de la compañía CrowdStrike que aparece en el informe de Mueller:

“Sin embargo, me gustaría que nos hiciera un favor, porque nuestro país ha pasado por mucho y Ucrania sabe mucho de eso… Sea lo que sea que usted pueda hacer, es muy importante que lo haga si es posible”, dijo Trump refiriéndose a la compañía que inicialmente investigó las fugas de los servidores del Comité Nacional Demócrata. Y seguidamente agregó: “La otra cosa: Se ha estado hablando mucho del hijo de Biden, que Biden detuvo el procesamiento, y mucha gente quiere saber sobre eso y así cualquier cosa que usted pueda hacer con el Procurador General sería genial… Eso me suena horrible”.

O sea, primero establece que hemos sido muy, muy buenos; luego que no hay reciprocidad, o sea, que Ucrania no está haciendo lo que debería; y seguidamente le pide investigar dos cosas, la segunda de las cuales se refiere directamente al, hasta ahora, su principal rival político en el 2020.

Y a todo eso súmale que previo a la llamada Trump había pedido retener los 400 millones de ayuda a Ucrania, cosa que no era necesario mencionar porque ambos participantes en la conversación lo conocían muy bien.

Imagínate que estás en una situación difícil, que no puedes pagar la renta por ejemplo, y que el tipo que te prometió darte el dinero que necesitas, primero te lo retiene y luego te pide espiar a su vecino, aún cuando no te diga que una cosa tiene que ver con la otra. O imagina que tu jefe te ofrece un aumento de salario y luego te pide hacer algo personal por él, aún sin mencionarte que una cosa depende de la otra. ¡Ah! ¿Ahora lo ves claro? Por eso dije que este artículo era sólo para personas inteligentes, con un cerebro pensante, aún cuando no ostenten títulos ni laureles.

Confiamos en que la mayoría del pueblo estadounidense está compuesta por seres pensantes, racionales, incluyendo a muchos conservadores, y que todos vean el INTENTO por encima y detrás de toda la AMBIGUEDAD. Y más aún, si bien probar el “quid pro quo” puede ser difícil, lo que sí es un hecho indiscutible es que Trump le pidió (a cambio de algo o a cambio de nada) al líder de una potencia extranjera que le proveyese con información comprometedora acerca de un rival político. Aún no tengo claro si es algo indiscutiblemente “ilegal“, pero todos tenemos muy claro que es algo totalmente “inmoral” para un Presidente de los Estados Unidos.

Desde el punto de vista legal, el gran reto para los investigadores relacionados con el juicio político a Trump será encontrar evidencia adicional que prueben la intención de Trump, comenzando por exigir el texto completo de la queja del informante . Esa es tarea de ellos. La nuestra es insistir una y otra vez en este tipo de análisis, hasta que no haya una sola persona INTELIGENTE en este país y el mundo que no quede totalmente convencida de la culpabilidad de Trump.

Si eso no ayuda para la destitución, tengan por seguro que jugará un papel fundamental en las elecciones del 2020.

.
Si te gustó este artículo ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.