Muchos han entrado en «pánico» al ver como crece la popularidad del Senador Bernie Sanders. Algunos se aventuran a asegurar que un «socialista democrático» nunca podrá ser elegido presidente de los EEUU y se olvidan que lo mismo pensábamos de Trump en el 2016, que un payaso ex estrella de la televisión de realidad jamás llegaría a la Casa Blanca. Donald salió electo porque logró el apoyo de la oligarquía y de los sectores más ignorantes del electorado. Sanders puede salir electo porque está logrando un apoyo masivo de los jóvenes, los trabajadores y buena parte de la clase media. Las viejas reglas ya no aplican en la política de hoy.

Hace solo par de días tuvo lugar el noveno debate demócrata en Nevada con la participación de seis contendientes por la nominación de ese partido, compitiendo por ser la persona que enfrentará a la Bestia el próximo Noviembre. Había muchas especulaciones acerca del billonario Mike Bloomberg, ex alcalde de Nueva York que ha vertido cientos de millones de su fortuna personal para llegar hasta allí, pero las expectativas se desinflaron luego del debate. Se vió a Joe Biden and Elizabeth Warren más activos a la ofensiva, a Amy Klobuchar un poco a la defensiva, aunque lúcida en muchas de sus intervenciones, pero sin duda los ganadores de la noche fueron el Alcalde Pete y el Senador Bernie Sanders.

Dado que este último se sitúa en casi todas las encuestas como el de mayor preferencia a nivel nacional, se ha desatado una vil campaña de desinformación por parte del Trumpismo, misma que a veces, ingenua o deliberadamente es secundada por algunos simpatizantes de las fuerzas progresistas. El Diario Latinoamericano aún no endorsa a ningún candidato en específico, pero fieles a nuestro cometido de ayudar a que todos compitan en igualdad de condiciones, sin mitos y falsas acusaciones, les hacemos llegar este breve resumen.

En medio de tantas cosas que se dicen, podemos resumir CUATRO COSAS que afectan la candidatura de Bernie Sanders: 1) La etiqueta de «COMUNISTA«: Todos saben que no es cierto, pero lo seguimos repitiendo hasta el cansancio, haciendo el juego a los Trumpistas. Y sabemos que ni Bernie ni nadie podría establecer propiedad estatal sobre los medios de producción y unipartidismo (rasgos distintivos del comunismo) en los Estados Unidos, pero seguimos entonando la canción que nos han metido en la mente. Esperamos que sus millones de seguidores llenen la red con Memes y análisis de por qué eso no tiene absolutamente ningún sentido. Sanders es un socialista democrático al estilo de los países escandinavos y muy a tono con las enseñanzas del gran Martin Luther King.

2) Que está «VIEJO«: también lo están los demás que van adelante en la contienda (con la excepción de Pete and Amy). Sin embargo, es admirable la energía que tiene, además de que no creemos le cueste mucho esfuerzo explicar sus posiciones, pues mientras la mayoría de los demás ha acomodado las suyas según sople el viento, Sanders lleva repitiendo las mismas durante 40 años. No por gusto los jóvenes, que son extremadamente sensibles a la constancia and sinceridad, le siguen con pasión pocas veces antes vista (algunos con demasiada pasión, pero eso lo hay en todos los grupos de seguidores). Con otros, que tratan de estar en el «medio«, no sabemos en ocasiones exactamente dónde están sus lealtades. Con Bernie, todo es más transparente que el agua.

3) Que es «DIVISIVO«: sí, si vemos la copa medio vacía, pero si la vemos medio llena, podemos ver que está uniendo a mucha gente, a los inconformes con lo podrido que está el sistema, a muchos indecisos que no quieren «más de lo mismo», a PARTE de los frustrados que habitualmente no salen a votar y esta vez puede que sí vayan. ¿A quién está dividiendo? Pues quizás a mucha gente honesta y bien intencionada, sí…, pero sobre todo a los que quieren estar bien con Dios y con el Diablo, a los que están en contra de lo que está pasando en Washington pero no se atreven a señalar con el dedo a Wall Street y las mega corporaciones porque son «demasiado poderosos«, a los que al final del día, le hacen el juego a los que nos niegan que sí podemos tener un modelo distinto, propio, pero que tome como ejemplo lo que ya se ha venido probando en los países escandinavos, y algunos países capitalistas europeos desarrollados, vaticinando (ingenua o deliberadamente) que no podemos lograr ni siquiera parte de lo que ellos ya han implementado.

4). Que Trump «se lo ZAMPA» de un bocado. Bien esa es la más especulativa y menos fundamentada de las opciones, pues eso puede decirse o puede suceder con cualquiera que sea el que se enfrente a la Bestia…, si damos crédito al «mito de la invencibilidad» de Trump que la derecha y los bots cibernéticos están sembrando en la red. Al fin, ninguno de los candidatos le ganará a Trump. Somos NOSOTROS quienes le GANAREMOS. Si nos unimos (no detrás de Sanders, o de Pete o de Mike, sino del que elijan las mayorías), si salimos a la calle a pelear duro como el momento exige, si esgrimimos los argumentos del verdadero cambio que necesitamos y no de seguir con cosméticos y afeites, si le hacemos saber a todos que hagan lo que hagan VAMOS A GANAR.

Eso no es sólo idealismo que inspira. Es el pragmatismo que se deriva de la acción. Y revisen la historia universal para que vean que sí gana elecciones.

en_US
es_ES en_US