Este artículo es una adaptación del original que publicara Kevin Gosztola a finales de Enero para Greyzone. Aunque hace dos meses no tuvo suficiente cobertura, hoy está volando por las redes y lo estamos publicando aquí para que todos vean que la jerarquía del Partido Demócrata nada tiene que ver con los trabajadores de este país, sino con la oligarquía, cuyo candidato preferido es, por supuesto, el que le aseguró a Wall Street que no tendrían que temer cambios «sustanciales» con él: Joe Biden.

El presidente del Comité Nacional Demócrata (CND), Tom Pérez, nominó a docenas de cabilderos, consultores corporativos, miembros de la junta de expertos y ex funcionarios vinculados a las campañas presidenciales de Barack Obama and Bill and Hillary Clinton para formar parte del Comité de Nominaciones de la Convención Nacional Demócrata (NDC) en julio. Muchos de los nominados de Pérez son opositores vocales del senador Bernie Sanders y se manifestaron en contra de su campaña cuando desafió a Hillary por la nominación del 2016.

Ahora sucedió lo mismo que 4 años atrás, cuando el DNC no dudó en sabotear la nominación de Sanders, al imponer burdos ataques neoliberales al comité de la convención para frenar una rebelión popular contra las políticas de guerra interminable y libre comercio corporativo que ellos mismos han presidido durante las administraciones demócratas.

Solo un pequeño porcentaje de los que están en la lista, como el presidente de Communications Workers of America, Larry Cohen, están incluso remotamente alineados o simpatizan con la agenda progresista de Sanders, y muchos de ellos son superdelegados del 2020.

Aunque el Partido Demócrata redujo la influencia de los superdelegados después de una reacción violenta de los partidarios de Sanders, más de 700 superdelegados podrán votar como parte de una convención negociada si el senador de Vermont no es el candidato después de la primera votación.

Sanders pudo haber asegurado suficientes delegados comprometidos para ganar en la primera votación y todavía encontrar su agenda frustrada por los comités permanentes. Por ejemplo, los miembros del Comité de Plataforma de la CND comprometidos con los intereses corporativos podrían votar en contra de medidas como Medicare Para Todos o una prohibición del fracking natural en la agenda de políticas por las que planean luchar en el 2020.

Una mirada cercana a la lista que Pérez emitió ofrece una visión espantosa de operativos moralmente repugnantes que manipulan el juego en nombre de una élite del partido desesperada y cada vez más desacreditada.

El Encubrimiento de la Tortura, el Miedo de Rusia y el Cabildeo

Denis McDonough fue nominado para presidir el Comité de Plataforma. Él fue jefe de gabinete de Obama durante su segundo mandato. McDonough es director principal de la Fundación Markle y presidente de Rework America Task Force.

En 2018, McDonough se asoció con Heidi Capozzi, Vicepresidenta senior de recursos humanos en Boeing, para formar la Red de Negocios Rework America. Incluyó a 11 miembros fundadores: Aon, Archer Daniels Midland Company (ADM), Boeing, Duke Energy, Kaiser Permanente, McKinsey & Company, Microsoft, Stanley Black & Decker, Walmart, Zurich Insurance y 21st Century Fox. La red recibió soporte de Google.

Actuando en nombre de la CIA, McDonough presionó para mejorar la redacción en el resumen del informe que finalmente fue publicado por el Comité Selecto de Inteligencia del Senado. Era un aliado cercano del director de la CIA, John Brennan, y luchó por Brennan cuando el Senado retrasó su nominación por su pasado apoyo a la tortura. También aconsejó a Obama sobre cómo desarrollar el programa de aviones no tripulados, que incluía una lista de presuntos sospechosos de terrorismo que serían asesinados extrajudicialmente.

Pérez nominó a Jake Sullivan para ser vicepresidente del Comité de Plataforma. Sullivan fue asesor de seguridad nacional del vicepresidente Joe Biden. También trabajó como subdirector de personal de la secretaria de Estado Hillary Clinton y fue asesor principal de políticas para la campaña de Clinton en el 2016.

Sullivan es miembro del Consejo Asesor de la Alianza para la Seguridad de la Democracia, que también incluye a Michael Chertoff, el ex secretario de Seguridad Nacional; Bill Kristol; un neoconservador que presionó por la guerra de Irak; Michael McFaul, ex embajador de los Estados Unidos en Rusia; Mike Morell, el ex director de la CIA; John Podesta, presidente de la campaña presidencial del 2016 de Clinton; y Mike Rogers, el ex presidente republicano del Comité de Inteligencia de la Cámara.

Como ha documentado Max Blumenthal de The Grayzone, la Alianza para la Seguridad de la Democracia es una fábrica de macartismo moderno, que califica a los medios de comunicación alternativos como «vehículos para la propaganda del Kremlin» y pinta a las personas reales como bots rusos para desacreditar la disidencia contra la política exterior de Estados Unidos.

Una cadena en los «correos electrónicos de Podesta» que WikiLeaks publicó en el 2016 mostró que Clinton ofreció apoyo para el acuerdo comercial de la Asociación Transpacífica (TPP) si era elegida. Tendría que pasar algunas pruebas, pero, como indicó Sullivan, no se requerían protecciones ambientales: «El medio ambiente no era una prueba«.

Sullivan no creía que la campaña de Clinton pudiera limitar las contribuciones de los cabilderos o sus clientes porque los «clientes» podrían ser difíciles de definir. Podrían abogar por leyes de soborno más fuertes para limitar la influencia política de las donaciones en la legislación, pero eso sería «territorio realmente peligroso» para Clinton, agregó.

Los Agentes del Apartheid en Israel ocupan el DNC

Bakari Sellers, Dan Shapiro, Meghan Stabler and Wendy Sherman también fueron nominados para el Comité de Plataforma. Cada uno se ha definido a sí mismo como un demócrata «pro-Israel«, proporcionando cobertura confiable al estado del apartheid que es cada vez más impopular entre los miembros más jóvenes del partido.

En el 2015, Sellers se convirtió en miembro del Consejo Nacional del Comité de Asuntos Públicos de Israel (AIPAC). Lideró un esfuerzo [ PDF ] en el 2016 para garantizar que la plataforma del DNC no adoptara un lenguaje que Sanders apoyara, que habría reconocido que los demócratas tenían la responsabilidad de enfrentar la crisis humanitaria que enfrentan los palestinos en Gaza.

Citando a Clinton, Sellers declaró: «Debemos repudiar todos los esfuerzos para difamar, aislar y socavar a Israel y al pueblo judío«. Añadió: «Tenemos que unificarnos para luchar contra el BDS«, refiriéndose al movimiento de Boicot, Desinversión and Sanciones por los derechos de los palestinos.

Como colaborador de CNN y ex sustituto de Kamala Harris y Hillary Clinton, ha atacado constantemente a Sanders, insistiendo constantemente en que su campaña tiene un «largo camino por recorrer» con los votantes negros. Y cuando Sanders ingresó a la carrera del 2020, Sellers reaccionó : “No tengo ningún problema con que Bernie entre en la carrera; ¿Cuándo va a salir? es probablemente una mejor pregunta«.

Dan Shapiro es un ex embajador de Estados Unidos en Israel que optó por permanecer en el estado del apartheid indefinidamente con su familia, en lugar de regresar al país para el que supuestamente trabajaba.

En noviembre del 2019, Shapiro escribió una columna para el Jerusalem Post de derecha que defendía las virtudes de la ayuda militar estadounidense ampliada a Israel. Cuando el presidente Donald Trump trasladó la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, argumentó que podría ayudar a poner fin al «conflicto» entre Israel y los palestinos.

Después de que Meghan Stabler fuera nombrada miembro del Comité de Plataforma, la Mayoría Democrática para Israel (DMFI) felicitó a Stabler, quien es miembro de la junta: «Una elección verdaderamente inspirada de una mujer inspiradora«.

DMFI es un grupo de cabildeo fundado en el 2019. Mark Mellman, CEO del grupo, atacó la campaña de Sanders por abrazar a la congresista Ilhan Omar y la activista Linda Sarsour, describiéndolos como «patrocinadores que odian a Israel«. DMFI existe para evitar que el movimiento BDS y la defensa de los derechos de los palestinos ganen fuerza en el Partido Demócrata.

Una semana antes de las asambleas de Iowa, Mellman gastó $ 681,000 en anuncios de ataques televisados ​​que golpeaban a Sanders como un extremista con graves problemas de salud. (Por supuesto que para esta «gente» las demandas de justicia social del Movimiento Progresista son «extremas»).

Wendy Sherman es una ex diplomática del Departamento de Estado y asesora principal del Grupo Albright Stonebridge. En el 2016, fue nombrada por Hillary Clinton para servir en el Comité de Redacción de la Plataforma.

Sherman votó en contra de una enmienda de la plataforma que simplemente habría reconocido que Israel se involucra en una ocupación militar. También se opuso a eliminar el lenguaje que sugería que el movimiento BDS y las resoluciones de las Naciones Unidas que criticaban a Israel sirvieran para «deslegitimar» a Israel.

«Cuando estas acciones deslegitiman a Israel, o de hecho, ya sea a sabiendas o no, crean antisemitismo, entonces debemos decir que no es algo bueno», declaró Sherman.

El Grupo Albright Stonebridge es una operación de tráfico de influencias fundada en el 2009 por la ex secretaria de estado Madeleine Albright. En el 2016, Albright dijo que había un «lugar especial en el infierno» para las mujeres que no apoyaran a Clinton, y Albright es notoria porque apoyó sanciones paralizantes contra Irak que mataron a cientos de miles de niños.

Expertos en Cambio de Régimen Defienden el Orden Corporativo

Tom Perez ha nominado a una serie de agentes de cambio de régimen del gobierno de EE. UU. para garantizar que el poderoso establishment de política exterior disfrute del control total sobre el DNC.

James Boland, presidente del sindicato Bricklayers and Allied Craftworkers (BAC), que respaldó a Clinton en septiembre del 2015, fue nominado al Comité de Reglas del DNC por Pérez. Está en la junta directiva de National Endowment for Democracy (NED), un equipo de cambio de régimen que el presidente Ronald Reagan estableció después de una reacción política contra la CIA en la década de 1970.

El NED se involucra abiertamente en operaciones globales que estigmatizaron a la CIA como una empresa criminal cuando se llevaron a cabo de manera encubierta.

El Instituto Democrático Nacional (NDI), una subsidiaria de NED que también existe para financiar operaciones de cambio de régimen en todo el mundo, ha enviado a dos miembros de su junta directiva como nominados a los comités permanentes del DNC: Elizabeth Bagley and Michael Steed .

Bagley es un ex funcionario del Departamento de Estado que trabajó como enlace en el Senado para la «ampliación» de la OTAN, intensificando la nueva Guerra Fría con Rusia.

Steed es el fundador de Paladin Capital Group, una firma de inversión que parece ayudar a las empresas de «seguridad nacional» en sus esfuerzos por asegurar los contratos del gobierno. El ex director de la CIA y neoconservador declarado James Woolsey una vez sirvió como consejero de Paladin. El estado de Nueva York ha acusado a Paladin de corrupción tipo «pago por jugar» en su gestión de negocios de fondos de pensiones. La firma se estableció en Nueva York en el 2010.

Como Dan Cohen informó para The Grayzone, el NDI estuvo involucrado en fomentar el levantamiento en Hong Kong.

Claire Lucas trabajó para la Oficina de Alianzas de Innovación y Desarrollo (IDEA) de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Lideró los esfuerzos para ampliar la colaboración con el sector privado para lograr «objetivos de desarrollo y política exterior de los Estados Unidos«.

Como Ben Norton de Greyzone explicó, la USAID es un “brazo central de la guerra híbrida de Washington en los Estados socialistas e independientes de todo el mundo. Tiene una larga y sórdida historia de financiación de grupos de ‘sociedad civil’ y partidos de oposición política para derrocar a los gobiernos de enemigos designados ”.

Banqueros de Wall Street, Cabilderos Corporativos y Fanáticos del Libre Comercio.

Para completar su comité de caricatura neoliberal del DNC, Tom Pérez ha presentado tres empleados del Dewey Square Group (DSG), una firma de cabildeo que ha luchado contra varias reformas progresistas: Charlie Baker, presidente y cofundador de DSG; Minyon Moore, director de DSG; y Maria Cardona, directora de DSG.

Cardona fue nominada para copresidir el Comité de Reglas con el ex congresista demócrata Barney Frank. Es colaboradora de CNN y CNN en Español. En marzo del 2016, Cardona escribió una columna para Univisión en la que invocaba el miedo al socialismo venezolano para asustar a los lectores vinculándolo con las políticas socialdemócratas apoyadas por Sanders, aún a sabiendas que nada tiene que ver una cosa con la otra.

Cardona reutilizó la línea de ataque reaccionaria en diciembre del 2019, cuestionando la  «elegibilidad» de Sanders en un artículo de opinión para The Hill: «Si [Elizabeth] Warren y Sanders permanecen entre los principales niveles demócratas (lo harán), Trump continuará intentando pintar a todos los demócratas como socialistas radicales que quieren convertir a los Estados Unidos en Venezuela «.

Cardona trabajó para el Departamento de Comercio como la principal estratega de comunicaciones para la aprobación del Tratado de Libre Comercio del Atlántico Norte (TLCAN) en 1993. Fue asesora principal y portavoz de la campaña presidencial de Hillary Clinton en el 2008.

En 2016, Barney Frank también fue el jefe del Comité de Reglas. Sanders intentó que lo retiraran porque era abiertamente hostil hacia su campaña.

El tal Barney está en la junta del Signature Bank New York. En julio de 2018, el New York Times examinó este banco poco conocido y cómo se convirtió en un prestamista para la familia Trump, así como para la familia de Jared Kushner, el yerno de Trump.

Otros nominados incluyen al ex subsecretario de trabajo de Obama, Chris Lu. En junio de 2016, ofreció una respuesta sorda sobre el TPP, calificándola como «una gran oportunidad para las empresas estadounidenses que venden productos en el extranjero«. Esta fue la respuesta de Lu a una pregunta sobre la forma en que Trump y Sanders hablaron contra los acuerdos comerciales que eliminaron empleos.

La ex senadora estadounidense Heidi Heitkamp también fue nominada para el Comité de Reglas. La demócrata conservadora and cabildera corporativa desde hace mucho tiempo está en el consejo de administración del Instituto McCain, un grupo de expertos de Washington que colabora con ejecutivos corporativos, fabricantes de armas y funcionarios de gobiernos extranjeros para promover el legado del difunto senador John McCain.

Carol Browner fue delegada de Clinton en el Comité de Redacción de la Plataforma en el 2016, y fue nominada para ayudar a dar forma a la plataforma nuevamente. Browner también es consejero principal del Grupo Albright Stonebridge.

Browner tuvo un papel en la administración de Obama trabajando en la política de cambio climático, o mejor dicho, contra las políticas de protección ambiental. Junto con otros delegados de Clinton, votó en contra de todo lo siguiente: una prohibición del fracking de gas natural; un impuesto al carbono; un requisito de mantener el 80 por ciento de las reservas conocidas de combustibles fósiles en el suelo; una prueba del gobierno para bloquear cualquier proyecto de infraestructura energética, lo que contribuiría significativamente al cambio climático; y una medida para detener el abuso del dominio eminente por parte de la industria de los combustibles fósiles.

Mientras estaba en el Comité de Redacción de la Plataforma, el delegado de Sanders, Dr. Cornel West, se sorprendió tanto que condenó las «racionalizaciones neoliberales del poder corporativo» por figuras como Browner durante la reunión.

El cabildero veterano Tonio Burgos fue nominado por Pérez para servir como vicepresidente del Comité de Credenciales. La firma de Burgos recibió casi $ 1 millón de Williams Companies para presionar por el gasoducto Constitution Gas.

El Zombie Podesta se Levanta de Nuevo

El nombre de John Podesta se ha convertido en sinónimo de corrupción del Partido Demócrata desde que sus correos electrónicos revelaron esfuerzos para manipular las primarias del 2016 a favor de Hillary Clinton. Sin embargo, Tom Pérez lo nominó para el Comité de Reglas.

Al igual que Sullivan, Podesta es parte de la Alianza McCarthyite para asegurar la democracia. Él y otros ex funcionarios de la campaña de Clinton todavía culpan a Rusia por perder y se niegan a asumir la responsabilidad de haber llevado a cabo una campaña que no logró obtener suficientes votos electorales para derrotar a Trump.

En un correo electrónico filtrado de febrero del 2016, Podesta acordó «en principio» que Sanders necesitaba ser «molido«.

«¿Dónde meterías el cuchillo?« se preguntó Podesta.

En el 2016, una cadena de correo electrónico de Podesta mostró que Pérez recomendó que la campaña de Clinton armara la política de identidad para derrotar a Sanders y evitar las amenazas al control neoliberal sobre el Partido Demócrata.

«Si lo hacemos bien [en Nevada], entonces la narrativa cambiará de que Bernie está pateando traseros entre los jóvenes votantes, a que a Bernie le va bien solo entre los jóvenes liberales blancos; esa es una historia diferente y una pista perfecta para Carolina del Sur, donde una vez más, nosotros podemos trabajar para atraer a jóvenes votantes de color».

Con Sanders surgiendo entre los jóvenes y las personas de color, Pérez ha convocado a su lista de piratas corporativos e imperiales en un intento desesperado por «clavar el cuchillo«.

.

Hasta aquí el artículo original. Los sucesos transcurridos en estos dos meses, cuando el Partido Demócrata, utilizando su influencia, sus millones y la pandilla de conservadores y neoliberales que arriba se menciona, demuestran que el PD tuvo éxito en su cometido de impedir que Bernie Sanders siguiera a la delantera del proceso electoral.

También demuestra que el Partido Demócrata no es el partido de los trabajadores estadounidenses, sino la otra cara de la misma fuerza guardiana del status quo, del inmenso poder de los más ricos y del secuestro a nuestras instituciones democráticas. 

en_US
es_ES en_US