Greta Thunberg, esa linda y aguerrida chica de 16 años se ha convertido en el nuevo “tiro al blancode Trump, los trumpistas, los republicanos más conservadores, los negadores del cambio climático y los representantes de las corrientes más retrógradas que hoy pululan por el planeta. Hace unos días había reservado un espacio en mi agenda para escribir sobre Greta, para ayudar a que la conozcamos más, para defender sus ideas y, por qué no, también a ella aunque nunca lo haya pedido, pues se me hace muy injusto que además de llevar sobre sus hombros una responsabilidad que es nuestra tenga que lidiar con tanta bilis y mala entraña.

Sin embargo, cuál no sería mi sorpresa al ver este FENOMENAL ALEGATO escrito por ella misma en su muro de Facebook, el cual he traducido al español y me he tomado la libertad de enfatizar con negrillas algunos aspectos. En ocasiones parece un lamento, pero en esencia no lo es. Tampoco es un grito de guerra, porque es una niña y eso no va con ella. Es un tañer de 1,000 campañas tocadas al mismo tiempo por millones de hijos decididos a salvar a su madre… es quizás la Madre Tierra que escogió a una de sus hijas para hacernos llegar su urgente mensaje.

Espero que lo disfruten tanto como yo, y que al final, se unan a este coro ya de muchas voces, que desde tantos lugares del Planeta hoy le dice: “GRACIAS, Pequeña Gigante. Estamos Contigo“.

______________________________

Recientemente he visto muchos rumores circulando sobre mí y enormes cantidades de odio. Esto no me sorprende. Sé que dado que la mayoría de las personas no están conscientes del total significado de la crisis climática (lo cual es comprensible ya que nunca se ha tratado como una crisis), una huelga escolar por el clima parecería muy extraña para la gente en general.

Así que déjenme aclarar algunas cosas sobre mi huelga escolar.

En mayo del 2018 fui una de los ganadores en un concurso de redacción sobre el medio ambiente organizado por Svenska Dagbladet, un periódico sueco. Obtuve mi artículo publicado y algunas personas se pusieron en contacto conmigo, entre otros estaba Bo Thorén de Fossil Free Dalsland. Él tenía algún tipo de grupo con personas, especialmente jóvenes, que querían hacer algo sobre la crisis climática.

Tuve algunas reuniones telefónicas con otros activistas. El propósito era presentar ideas de nuevos proyectos que llamarían la atención sobre la crisis climática. Bo tenía algunas ideas de cosas que podíamos hacer. Todo, desde marchas hasta una idea suelta de algún tipo de huelga escolar (que los niños de las escuelas harían algo en los patios o en las aulas). Esa idea fue inspirada por los estudiantes de Parkland, quienes se negaron a ir a la escuela después de los tiroteos escolares.

Me gustó la idea de una huelga escolar. Así que desarrollé esa idea e intenté que otros jóvenes se unieran a mí, pero nadie estaba realmente interesado. Pensaron que una versión sueca de la marcha de la Hora Cero iba a tener un mayor impacto. Así que seguí planeando la huelga escolar sola y después de eso no participé en más reuniones.

Cuando les conté a mis padres sobre mis planes, no les gustaba demasiado. No apoyaban la idea de la huelga escolar y dijeron que si hacía esto, tendría que hacerlo completamente sola y sin el apoyo de ellos.

El 20 de agosto me senté afuera del Parlamento sueco. Entregué volantes con una larga lista de hechos sobre la crisis climática y explicaciones de por qué estaba protestando. Lo primero que hice fue publicar en Twitter e Instagram lo que estaba haciendo y pronto se volvió viral. Entonces empezaron a llegar periodistas y periódicos. Un emprendedor y empresario sueco activo en el movimiento climático, Ingmar Rentzhog, fue uno de los primeros en llegar. Él habló conmigo y tomó fotos que publicó en Facebook. Esa fue la primera vez que lo conocí o hablé con él. Nunca antes me había comunicado o encontrado con él.

A muchas personas les encanta difundir rumores que dicen que tengo personas “detrás de mí” o que me “pagan” o “utilizan” para hacer lo que estoy haciendo. Pero no hay nadie “detrás” de mí, excepto yo misma. Mis padres estaban tan lejos de los activistas climáticos como era posible estarlo antes de que yo les diera cuenta de la situación.

No soy parte de ninguna organización. A veces apoyo y coopero con varias ONG que trabajan con el clima y el medio ambiente. Pero soy absolutamente independiente y solo me represento a mí misma. Y hago lo que hago completamente gratis, no he recibido dinero ni ninguna promesa de pagos futuros en ninguna forma. Y tampoco lo ha hecho nadie vinculado a mí ni a mi familia.

Y, por supuesto, eso seguirá así. No he conocido a ningún activista climático que luche por el clima por dinero. Esa idea es completamente absurda.

Además, solo viajo con permiso de mi escuela y mis padres pagan los boletos y el alojamiento.

Mi familia ha escrito un libro sobre nuestra familia y sobre cómo mi hermana Beata y yo hemos influido en la forma de pensar y ver el mundo de mis padres, especialmente cuando se trata del clima. Y sobre nuestros diagnósticos.

Ese libro debió haber sido lanzado en mayo. Pero dado que hubo un gran desacuerdo con la compañía de libros, terminamos cambiando a una nueva editorial y, por lo tanto, el libro fue lanzado en agosto.

Antes de que se publicara el libro, mis padres dejaron en claro que sus posibles ganancias del libro “Scener ur hjärtat” (“Escenas del Corazón”) irán a 8 organizaciones benéficas diferentes que trabajan con el medio ambiente, niños con diagnósticos y organizaciones por los derechos de los animales.

Y sí, escribo mis propios discursos. Pero como sé que lo que digo va a llegar a mucha, mucha gente, a menudo pido su opinión. También tengo algunos científicos a los que solicito ayuda con frecuencia sobre cómo expresar ciertos asuntos complicados. Quiero que todo sea absolutamente correcto para no difundir hechos incorrectos o cosas que puedan ser mal entendidas.

Algunas personas se burlan de mí por mi diagnóstico. Pero Asperger no es una enfermedad, es un regalo. La gente también dice que, dado que tengo Asperger, no podría haberme puesto en esta posición. Pero eso es exactamente el por qué hice esto. Porque si hubiera sido “normal” y social, me habría afiliado a una organización, o habría comenzado una organización por mí misma. Pero como no soy tan buena socializando, hice esto en su lugar. Estaba tan frustrada porque no se estaba haciendo nada sobre la crisis climática y sentí que tenía que hacer algo, cualquier cosa. Y a veces NO hacer cosas, como simplemente sentarse fuera del parlamento, habla mucho más fuerte que hacer cosas. Al igual que un susurro a veces es más fuerte que gritar.

También hay una queja de que “sueno y escribo como un adulto“. Y a eso solo puedo decir; ¿No crees que una joven de 16 años puede hablar por sí misma? También hay algunas personas que dicen que simplifico demasiado las cosas. Por ejemplo, cuando digo que “la crisis climática es un problema en blanco y negro“, “tenemos que detener las emisiones de gases de efecto invernadero” y “quiero que entres en pánico“. Pero eso solo lo digo porque es verdad. Sí, el La crisis climática es el problema más complejo que hemos enfrentado y va a tomar todo de nuestra parte para “detenerlo“. Pero la solución es en blanco y negro, tenemos que detener las emisiones de gases de efecto invernadero.

Porque o limitamos el calentamiento a 1,5 grados C sobre los niveles preindustriales, o no lo hacemos. O llegamos a un punto de inflexión donde comenzamos una reacción en cadena con eventos que están más allá del control humano, o no lo hacemos. O seguimos como una civilización, o no. No hay áreas grises cuando se trata de supervivencia.

Y cuando digo que quiero que entres en pánico, quiero decir que debemos tratar la crisis como una crisis. Cuando tu casa está en llamas, no te sientas y hablas sobre lo agradable que puede ser reconstruirla una vez que apaga el fuego. Si tu casa está en llamas, corres afuera y te aseguras de que todos estén afuera, mientras llamas al departamento de bomberos. Eso requiere cierto nivel de pánico.

Hay otro argumento sobre el que no puedo hacer nada. Y ese es el hecho de que soy “solo una niña y no deberíamos estar escuchando a los niños“. Pero eso se soluciona fácilmente, simplemente comiencen a escuchar la ciencia, sólida como una roca. Porque si todos escucharan a los científicos y los hechos a los que me refiero constantemente, entonces nadie tendría que escucharme a mí ni a ninguno de los otros cientos de miles de escolares en huelga por el clima en todo el mundo. Entonces todos podríamos volver a la escuela.

Solo soy un mensajero, y aún así recibo todo este odio. No digo nada nuevo, solo digo lo que los científicos han dicho repetidamente durante décadas. Y estoy de acuerdo contigo, soy demasiado joven para hacer esto. Los niños no deberíamos tener que hacer esto. Pero como casi nadie está haciendo nada y nuestro futuro está en riesgo, sentimos que tenemos que continuar.

Y si tienes alguna otra inquietud o duda sobre mí, puedes escuchar mi charla en TED, en la que hablo sobre cómo comenzó mi interés sobre el clima y el medio ambiente.

¡Y gracias a todos por su amable apoyo! Me trae esperanza.

Greta

Ps. Fui brevemente una asesora juvenil de la junta de la fundación sin fines de lucro “No tenemos tiempo“. Resulta que ellos usaron mi nombre como parte de otra rama de su organización que es una empresa nueva. Han admitido claramente que lo hicieron sin mi conocimiento o el de mi familia. Ya no tengo ninguna conexión con “No tenemos tiempo”. Tampoco nadie en mi familia.Ellos se han disculpado profundamente y he aceptado sus disculpas.

.

Nota: Si te gustó este artículo ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.