CUBANOS DE LA ISLA tomen nota, por favor, de lo que está ocurriendo con PUERTO RICO, esa otra “ala del mismo pájaro” que es uno de los 14 territorios no incorporados y, desde 1898, uno de los 2 estados “libres” asociados con estatus de auto gobierno de los Estados Unidos de América. Aunque no puedan votar (a menos que residan en alguno de los 50 estados de la Unión Americana), desde 1917 los boricuas son ciudadanos estadounidenses, son parte indisoluble del país más poderoso del mundo, representan al segundo grupo latino más abundante en los Estados Unidos después de los mexicanos y hay más puertorriqueños viviendo en USA que en la propia Isla.

Dicho aún más claro: por múltiples nexos ellos forman parte del país más PODEROSO del mundo, además de que en el 2015 el Gobierno de los EEUU reiteró que “PR es un territorio de EEUU sujeto a la autoridad y poderes plenipotenciarios del Congreso de los Estados Unidos“.

Y siendo así, aún no han recibido toda la ayuda prometida luego de transcurridos dos años de haber sido víctimas de dos terribles HURACANES tropicales, ayuda que además no sólo se demoró en arribar, sino que llegó junto con decenas de cuestionamientos, insultos y ofensas TRUMPIANAS, en momentos en los que un pueblo herido solo necesita solidaridad, ayuda económica y total apoyo moral.

AHORA, llevan una semana de desesperantes e intensas réplicas de movimientos sísmicos que han dejado a miles de familias sin vivienda y están sembrando el pánico en el país. Y AÚN, el Presidente Donald Trump, que como máximo líder del poder ejecutivo estadounidense también es su Presidente, no ha declarado el estado de DESASTRE, liberando la suficiente ayuda que requieren nuestros hermanos boricuas, que para colmo de males, ostentan ya el DOBLE de índice de POBREZA de cualquier estado de los EEUU, con un 44.9%, según revelara no hace mucho un riguroso estudio de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (que tiene de “comunista” lo que yo de esquimal, y lo afirmo sólo para que anoten la veracidad de las cifras).

Eso sí, en Puerto Rico tienen TODO lo que este humilde servidor de ustedes defiende y que es la razón principal por la que no vivo con ustedes en esa Isla tan bella: propiedad privada y libre mercado, pluripartidismo y democracia, prensa libre y libertad de expresión, aunque por mis otros escritos ya saben cuánto detesto lo prostituido que están los términos “libre” y “libertad” en esta viña del Señor. ¿Entonces, qué es lo que está PASANDO? No hay “castrocomunismo” en PR. No hay “dictadura” en PR. ¿Qué es lo que está FALLANDO?

Pues no lo sé, al menos no lo sé al 100% con rigurosa autenticidad científica y mis ideas respecto a su específico modelo neoliberal serían muy largo de explicar aquí. Como tampoco sé por qué en medio de esta lucha que cientos de miles de cubanos llevamos contra las medidas trumpianas alentadas por lo más retrógrado del exilio, el Gobierno cubano no reacciona con más agilidad y acaba de tomar acciones que contrarresten lo que estos “de acá” están haciendo, como bajar de una vez el precio de los pasaportes, reducir las tarifas arancelarias a niveles mundialmente aceptados, permitir la inversión progresiva en la Isla de los cubanos que andamos por el mundo, autorizar la entrada a Cuba de miles de nuestros compatriotas cuyo único delito ha sido diferir de las políticas oficiales y no querer estar más allí, o garantizar transporte a precios módicos a las provincias a los que hoy tenemos que viajar por La Habana, entre muchas otras. Y en cambio se entretienen censurando programas humorísticos como el de Pánfilo o proclamando las mismas consignas de hace seis décadas. Tampoco eso lo sé, al menos no al 100%.

Lo que sí sé, lo que otros miles como yo SABEMOS y lo que ustedes deben saber allá, en ese caimán de los mil encuentros y desencuentros, es que si lo que la extrema derecha cubana de Miami (y de otras partes), si lo que Marco Rubio y los Díaz-Balart, si lo que Trump y los Trumpistas, si la pútrida ola reciente de payasitos mediáticos lo que les quieren ofrecer A CAMBIO DE LO QUE USTEDES TIENEN, es la “libertad“, los derechos de propiedad y el respeto a los derechos humanos que hoy se vive en Puerto Rico, DIGAN NO, una y mil veces NO.

Muchos de quienes me siguen y a quienes sigo en esta selva virtual, y yo, compartimos con ustedes Patria y Cuna, Humanidad y Corazón de plenos cubanos, pero no puede negarse que estamos en diferentes trincheras ideológicas, al menos con una parte de ustedes. Al igual que ustedes, nosotros queremos una CUBA MEJOR, pero el significado de “mejor” puede diferir mucho de lo que algunos de ustedes tienen en mente y seguramente se basa en una estructura socio-económica y una plataforma política diversa y en parte contrapuesta al oficialismo cubano actual.

Aunque declaramos humanidad y cubanía por encima de diferencias políticas, aunque respetamos el derecho de los que se quedaron a elegir su propio destino, la gran mayoría de los que estamos fuera queremos un CAMBIO en Cuba, pero no uno que los lleve a caer en la situación de nuestros queridos hermanos boricuas, o guatemaltecos, hondureños, salvadoreños, e incluso de los mexicanos (con la enorme riqueza que ese país tiene), para no mencionar más. Un cambio sin falsos “igualitarismos” y con respeto a la individualidad de cada quien, pero que los lleve de verdad a MEJOR y no a PEOR, o al menos no mejor “para unos pocos privilegiados” y peor para el resto.

Lo que no acaban de entender los que quieren ahogarlos a ustedes con más hambre y miseria y las mismas fracasadas políticas sexagenarias de presiones y chantajes, es que los pueblos no se ponen de pie por hambre. Los pueblos cultos y valientes, como el cubano, son dignos y reaccionan ante ALTERNATIVAS DIFERENTES y MEJORES a lo que hoy tienen. Eso es lo que ninguno de estos “patriotas del jamón y el aire acondicionado” les está hoy ofreciendo. Eso es lo que nadie desde “fuera“, ni desde “adentro” manipulado por turbios intereses puede ofrecerles.

El futuro de Cuba no está en NUESTRAS manos, sino en las de USTEDES. Lo que nos queda claro a todos es que tiene que ser OTRO, no la desgracia que hoy se cierne sobre nuestro querido Puerto Rico y otros pueblos hermanos. Búsquenlo, peleen por eso, constrúyanlo, pero que sea algo auténtico, y sobre todo, MUY CUBANO. En esa marcha del pueblo de las mil orillas, lleve el tiempo que lleve y tenga los matices que tenga el resultado final, pueden CONTAR con nosotros.

.

.
Si te gustó este artículo ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.

es_ES
en_US es_ES